25.8.06

Superhéroes en Valparaíso o un modo de apariencia




I.

Por la mañana, y como cualquier habitante, no es extraño verlos por los pasillos del mercado con bolsas con verduras o frutas, o comprando pescados en alguna esquina cerca de la plaza Echaurren, en Valparaíso. Caminando como señoras, perfectas escogiendo el mejor tomate o por allá el de las agallas más rojas y húmedas, no escatiman en dar muy respetuosamente las gracias por la compra a medio rímel y con voz de barítono heroico.
La luz de la mañana revela lo que la noche no puede absorber para siempre, y así la ciudad se recrea a sí misma como un racimo de cabezas y encuentros fortuitos de pies dibujantes.
En el medio rímel, en la delicadeza al cruzar una calle o en el cuchicheo de alguna anécdota de alguna amiga, la noche permanece diminuta, como una larva aguardando. Pasan las horas sin escándalo y el sol oportunamente da la señal sobre el espejo; el rímel se completa. La mariposa entonces abre sus alas para celebrar sobre las luces neón y el desfile estático de los árboles que se nutren de los orines. Comienza la fiesta de los tactos, la estrategía de las caderas y las piernas, el taco seguro sobre el hormigón.

II.

De una conversación, conversando, salió uno y dijo que Superman era el único (no he averiguado si es el único, pero sí al menos cumple las características) personaje, superhéroe, cuyo disfraz era el de un ciudadano común y corriente, y que luego al momento de actuar como superhéroe no se vestía con su traje, sino que se sacaba el disfraz; que siempre cargaba su identidad de superhéroe, pero que a la vez la mantenía oculta; el resto -haciendo la diferencia- vestía siempre de ciudadanos comunes y corrientes, y que se lo cambiaban por el traje de superhéroes cuando se les requería (nótese que hablo en préterito, para poner en duda, hasta el momento, la actual existencia de superhéroes).

III.

La Real Academia Española tiene dos acepciones para el término Travestismo: 1.- Práctica que consiste en el uso de las prendas de vestir del sexo contrario; y 2.- Práctica consistente en la ocultación de la verdadera apariencia de alguien o algo.
Según el significado 2, Supermán es travesti, o practica el travestismo, salvo cuando el deber lo llama.
Según el significado 2, los travestis son superhéroes, o practican el superheroismo, durante la noche (también se cumple "cuando el deber los llama").

IV.

Los superhéroes también compran tomates y pescados cerca de la plaza Echaurren, en Valparaíso.



(Con cariño y respeto a todos los superhéroes del Planeta)