19.9.06

Ciego de lágrimas (canción escrita en la cervical)

Alguien dijo que era tarde,
que el tiempo había pasado
frente a la paciencia de los espectadores.
Debí haber llorado, debí haber abierto mi carne
para satisfacer tu alegría.
Así es como la sombra viene junto a la luz, ¿no?

Debí haber llorado - te susurro al oído -,
porque así como caen los árboles para ver
cuán extensas pueden ser las ciudades,
así también caen las lágrimas
para ver los globos y el pastel
en la fiesta del frente.

Hemos crecido, lentamente, con las manos
empuñadas,
pero un minuto siempre basta para abrazarnos
cuando los años comienzan.
Debí haber llorado, porque el aire lo permitía.
Ahora es tiempo de comtemplar el mar por dentro.

Debí haber llorado - te susurro al oído -,
porque así como caen los muros para ver
cuán débiles fueron las ciudades,
así también caerían las lágrimas
para ver los globos y el pastel
de la fiesta que perdí entre mis brazos.

Debí haber llorado, antes,
antes que las lágrimas hubieran alcanzado
el peso suficiente para quedarse
por siempre en los ojos.