27.6.07

Reflexión con los ojos de Freud


La mirada de Freud pareciera estar
analizando con profunda excavación a quien lo mira.
Su ojo derecho, más iluminado, pareciera
leer atentamente la mente atenta de quien lo mira.
En cambio, el ojo izquierdo en lo oscuro
pareciera guardar el secreto, que el otro ojo le traspasa,
de quien lo mira.

Tanto el ojo derecho como el izquierdo de Freud no están
analizando con profunda excavación a quien lo mira.

Si usted, lector, imprime esta fotografía, puede
hacer un barquito de papel y con cierta destreza
podría coincidir los ojos de Freud con los ojos de buey.
Ojos que con toda conciencia ni usted ni Freud
podrán atravesar
con la mirada,

pero sí con un alfiler.