31.5.08

Domus

Y no por casualidad,
entre el cielo y la tierra, la morada:
en el límite justo para poder observar
la luz desde arriba
y la propia sombra hasta abajo.