21.6.08

La tinta del destino



No te imaginas cuánto luchó el escritor por conseguir que el protagonista de su novela se enamorara de la coprotagonista en el tercer capítulo. Todo fue en vano.
Se enamoró de una mujer que simplemente pasó por el capítulo ochenta y cuatro.




-
Foto: moriza