17.9.08

Somos envidiables

Dos amigas propusieron medirse para establecer cuál de las dos era la más alta. Se pusieron de espalda contra una pared y marcaron con tiza al ras de sus cabezas. La primera en marcar su altura era evidentemente más alta que la segunda, pero su altura relativa con el promedio de las chicas de su edad era bastante baja. La segunda al observar esto le dijo:

--Eres solo un poco más alta que yo y aún así eres bastante baja con respecto a las demás. Las dos somos unas enanas.

La segunda, molesta por el comentario, le respondió:

--No es cierto. Mi altura está en el promedio; es más, yo diría que en el promedio alto.
--A ver, midamos --le propuso la segunda.

La primera fue al costurero de su mamá y de él extrajo un metro. Lo puso sobre la pared y plásticamente, hiperbólicamente, mágicamente, hizo calzar los centímetros que indicarían una "altura promedio alta" bajo su marca con tiza.

--¿Ves?

La segunda, sin notar que su amiga había hecho trampa en la medición, asintió con el resultado y, al ver que de cierta forma el número le favorecía, no opuso crítica:

--Es cierto --dijo-- eres "altura promedio alta"; eso significa que yo soy "altura promedio medio" ¡Estamos super en onda!
--¡Así es, amiga, somos envidiables!

Y continuaron las chicas acicalándose para la fiesta.



-
Foto: …†∆†¡∆µ∆ 