15.10.08

Ese tema de la pobreza o bajo la lógica perversa del egoísta

Hoy me propuse ser el ser-humano más egoísta del planeta. Tenía en mente desde temprano escribir un artículo con respecto a la pobreza, por cuanto había aceptado la invitación de Blog Action Day; cabe decir una invitación un poco rara, comprenderán, porque al fin y al cabo es uno el que se convence de participar o no, además bajo conocimiento de que con un puñado de letras no cambiará el mundo (ni para mejor ni para peor). Como te decía, hoy me propuse ser el humano más egoísta del planeta; y no fue para nada dificil. Es cosa de salir a la calle con el tema "ay, la pobreza" y ligerito verás cómo tu entorno cambia, o, digamos, cómo tus ojos dan cuenta tal cual las cosas. Primero, un indigente me pide una moneda y le digo que no tengo, pero sí tenía; segundo, una señora me pide para cooperar con los niños que sufren cáncer, también le digo que no tengo, y también sí tenía; tercero, me compro una coca cola en un boliche (pude haber cargado mi botella con agua, pero algo tiene la cola que aviva la sed, no sé qué será); cuarto, subo a una micro y se pone a cantar uno de estos músicos "callejeros", me pide una cooperación, le digo que no tengo, y sí tenía; quinto, había dejado de fumar pero me compro de todas formas un paquete de cigarrillos; sexto, paso por la plaza y un punk me pide una moneda, me quito los audífonos de mi ipod y le digo que no, que no tengo, pero sí tengo; séptimo, me fumo un cigarrillo y agradezco estar vivo. Hasta aquí. Tuve intenciones de realizar mi octava buena acción del buen egoista, pero ya se me había acabado el día y la energía para soportar al yo transeúnte estaba en la gota, así que volví a mi casa y me puse a escribir poemas para mí mismo; tengo un par de títulos, al menos, que, a riesgo de robo intelectual, me atrevo a compartir ¡No me los roben, eh!; estos son: "Qué bello ser humano", "Yo". Estoy escribiendo estos poemas para tratar de sentirme mal. Trato de compararme, porque es un buen método: cuando te sientas mal, busca a alguien que esté peor que tú para que te sientas orgulloso de todo lo que tienes... o sea no debes sentirte agradecido por lo justo contigo, sino por lo injusto con el otro... es otra propiedad del buen egoísta y vaya que resulta. Trato de compararme, trato de compararme, pero me cuesta sentirme mal porque hay muchos como yo (sí, yo), cientos, miles de egoistas haciendo sombra por aquí por allá. Levantas una piedra y ¡paf! ahí tienes quinientos egoístas. A punto de empezar mi tercer poema comprendí que no hay nada de malo en ser egoísta, pues hay millones de egoístas. Es cuestión de masas. Paradójicamente, el egoismo nos es común. Todo bien, entonces. Sigamos como vamos, total mañana la pobreza también será un tema.


Re-lectura:

Lo sabes, pero por algún "razón" quieres que te lo repitan: hay alguien como tú en este mundo que se aprieta el vientre, para no sentir hambre, sed, frío,... para sobrevivir. Eres lo suficientemente Humano para saber qué hacer.


Un abrazo
Comunidad Viabinaria

-