22.2.10

Una canción para perderme en tu columna...


Una canción para perderme en tu columna, morder tus costillas ensañado, vengativo desde los genes, por dentro tuyo, desde la médula que te recorre el libre albedrío. Después conversaríamos sobre los otros, sobre quienes no nos conocen, pero que nos envidian dadas las circunstancias. Ese tipo de envidia que flota sobre los cuerpos deseosos; y atraen, igual que los planetas, porque son desde luego planetas, y deseosos, celosos y deseosos. Y la envidia les cae encima con personajes supuestamente verdaderos, aunque en realidad son planetas como nosotros, por no decir nosotros mismos, que nos recorremos ingrávidamente, como en un segundo grado del universo; planetas, cometas, asteroides y estrellas evolucionados; de eso trata, de eso se trata la letra cuando te muerdo por dentro.


[foto: fdecomite]