20.10.10

La lectura de los hermanos

Supo de dos hermanos; uno, dentro del hogar, que leía del papel conocimientos escritos, congelados pero abiertos, frescos y tibios al desvelo de los ojos; y otro, afuera del hogar, leía de las formas, de sus movimientos, sus luces, sus texturas, formas ya tibias, y a veces transparentes, que al desvelo de sus ojos paulatinamente adquirían detención. Al postrarse el sol, los dos hermanos se reunían en el umbral del hogar y compartían aquello que por los mismos sentidos habían adquirido en sus distantes destinos. "La misma oscuridad entre las estrellas"--se decían--"Lo mismo hemos visto, por separado, se trataba solo de un mismo recuerdo". Ciertamente ese recuerdo fue depositado en sus corazones, cuando habitaban la matriz, la misma indivisible en la oscuridad entre las estrellas.





[foto: Serge Melki]