17.6.11

Las sombras de los peces



Pero el que es del mar no gasta su tiempo en dibujar peces en la arena. Pisa hasta donde lo vertical se complace de su propia sombra y vuelve con los dedos lisos para la sal y el viento. Escasas fueron las lluvias y ya los seres de tierra padecían la fragilidad de oler a materia. Aroma... esa otra penumbra. Materia --reflexionaron-- es lo que dura poco, como la arena, y no el trazo que en el fondo es sombra y pronto bocado del mar sin espuma.
Las olas, pequeña, son todos los dibujos esos que pudieron dar sombra, pero olvidados fueron por ciudades artificiales sin tinta. El sol es testigo y les celebra la fiesta dándoles ropaje de oro y plata: el gran triunfo de las escamas.




[foto: Cyron]