2.6.15

Probablemente tú seas





Probablemente, tú seas una de esas personas a las que acuden todos aquellos que necesitan contar sus cosas, sus secretos. Porque eres de esas personas que guardan silencio y escuchan. La gente lo entiende así. El silencio, ese tipo de silencio que tú guardas, es como el interior irreversible de un gran baúl azul, una noche inmensa que multiplican las almas cuando nos imaginan. Y probablemente para cada una de esas personas, tú seas única, aunque para ti, quizás, ellas sean tantas como las estrellas, y del mismo tipo, similares entre sí, con sus historias y satélites, que te son fácil confundirlas. Pero no creo. Porque probablemente tú seas una de esas personas, una de esas amadas noches, que no sólo guarda silencio y escucha, sino que además distingue el tono de la voz a través de la piel. Porque sabes que el sonido es vibración y que las partículas de aire chocan hasta tus pentagramas y así tu piel se conmueve y comunica la particularidad de las voces por tu flujo sanguíneo a tus terminales nerviosas inconclusas. Y en tu silencio amable es muy probable que recolectes más de un color por cada tonalidad sonora, y tu piel capaz sea de traducir aquellos jardines sin vocales, de esas personas incapaces de contener sus flores e insectos, sus secretos innumerables. Tus silencios son profundos, astrales, guardan música y óleos, minerales y lágrimas, suavidad y exclamación, fugas y solsticios, nombres velados e intentos de testimonios como este breve, breve y aún más breve, grado de inclinación de mi sol.




1.6.15

Como la música del supermercado

Acercarme a ti quisiera
Rodearte
Como la música del supermercado que nadie sabe
de dónde sale
ni para quién es.

fuente foto: http://waterproofvalentines.tumblr.com/post/40113812716