28.9.15

Fundación del alma jubilosa



No. Su presencia es afirmación pura: de ella brotan
los poemas como manantiales de oro líquido.
Y no hay tiempo para el ocaso.
Atrás quedó el antiguo retrato del moribundo viajero
prisionero de una imagen superflua a ras de un pequeño
mar que mantenía las distancias sometidas a la angustia.

No. No hay tiempo para los ocasos. Su presencia es luz vasta,
océano fulgurante de rabiosa gravedad.
Ella es guardiana del misterio, portal de universos,
fundación del alma jubilosa.