5.2.16

El lugar común



Si me ausento yo, se ausentan de mí los aromas
y el paisaje con sus geometrías que sumó sus átomos a los míos,
para celebrarme,
/ se ausenta el universo velado que abrió un vientre de sales 
para mostrarme los cristales de una música extinta,

dulce música entre los labios.

Mas si me ausento en ti, se ausenta la ventana de los jardines amables,
las enredaderas donde cuelga el universo desnudo,
fuentes de todo el presente trasvasado a las yemas de los dedos,

dulces dedos que cantan entre los labios.

Se ausenta el camino de regreso y la memoria del faro
Se ausenta en definitiva el impulso mutuo 
de concedernos,

de invitarnos 
al lugar común que anhela su propio nombre. 





FOTO: Maria Serebriakova/ Untitled/ 1993