3.10.16

Triza de un rasgo



Te pareces a la mujer del verbo
cuando sopla la química del sueño,
Pero también a la música que escuchas.
Entonces ahí un mar recuerda las tazas de la tarde
Y el té presenta en su brillo un carrusel
De reflejos reunidos en fiesta.

La música comienza
en tus labios: un boceto tímido
 Se esfuma en la casualidad
mientras al oído dejo
una vocal insinuada.

Pero esta imagen no te pertenece
como no el silencio a las calles infantiles
por donde retorna el hombre
a buscar su feliz trascendencia

Viva imagen aborda al alma gris
Insufla
 los colores interiores de la reverencia

Un planeta de coros volcánicos
frente a la elocuencia de las olas libres
se desangra
Por la señal premonitoria 
de un mito temible que nos brota.







.