24.11.16

Poemas abandonados




Nos movemos tan rápido, de un lugar a otro, que ya ni estamos. Las palabras se las lleva el viento. Salimos a buscarlas. Primero a pie, luego en auto, después en avión. Nos pasamos de largo. Y perdemos las palabras en el pasado por ir demasiado rápido. Entonces inventamos una nueva forma de amarnos, con palabras sin aire, sin viento, palabras sin cuerpo, palabras más rápidas que el viento. Y ahora nos quedamos atrás, mudos en el tiempo, parapetados en gesticulaciones sin saber qué decimos, qué entiendes. Tú dices amor y yo aplaudo. Lloras y yo muero. Mueres y culpo al sol. Te beso y me desangro. Me muerdes y florezco. Así se marcharon las palabras y quedamos como símbolos de una civilización extraterrestre en un vasto desierto. Como escupitajos de tinta en un mar blanco sin orillas, parecemos poemas abandonados.







pic